Alakrana.

Te vas a una agencia de viajes y te pillas un viaje de esos a Cuba o a la República Dominicana. Todo completo, pulserita, trencitas, batiditos de frutas exóticas, mulatitos y mulatitas. Te advierten: si usted sale de este complejo o de estos límites es bajo su responsabilidad. La agencia se lava las manos. Pero tu sales, porque siempre fuiste un tocahuevos, y te la juegas, y como casi siempre que se juega se termina perdiendo pues te atracan y luego te secuestran. Los malos piden un rescate por ti. Millonario que te cagas. La noticia conmociona al país y tu familia monta en cólera y le exige al gobierno de turno, que no a la agencia, que pague el rescate. Ruedas de prensa, ladridos y amenazas incluidas. El gobierno parece desconcertado y la oposición aprovecha para sacar tajada del tema. Los secuestradores se empiezan a impacientar y el gobierno empieza a mentir. La presión empieza a ser insostenible y el gobierno decide pagar. ¿Dos millones, cuatro? Lo que haga falta. Dinero, por supuesto, tuyo y mío.

 Te liberan y los negritos malos salen por pies. Son tres o cuatros y España ha mandado dos fragatas, con sus marineritos dentro,  para neutralizarlos. No tienen cojones de cogerlos porque es de noche y de noche el negro se confunde cual Dinio. Te llevan a un lugar seguro. Todo el mundo respira. Das la primera rueda de prensa de tu vida y agradeces a tu familia y a tu pueblo todo el apoyo, las manifestaciones y las pancartas en tu honor; en tu irresponsable honor. Al resto que les jodan, tú te debes a tu familia y a tu pueblo.

Defensa, el gobierno, pone a disposición de tu familia un avión para que se reúnan contigo. Y tu familia no lo acepta, porque son así de chulos. Pero eso si, reclaman que para la próxima escapadita te acompañen un par de soldaditos españoles. Llegas a Madrid y te reciben como un héroe. Das la segunda rueda de prensa de tu vida y confirmas que te trataron muy mal, que te pegaban, te escupían y eso. Pero te callas como un puto el hecho de que te salieras de donde no te tenías que salir y seguramente no te quitará el sueño que tu “gracia” la paguen los subnormales de siempre. Pero tu no te preocupes, vete a casa y descansa. Piensa ya en tu próximo viaje y ten la absoluta tranquilidad de que si vuelves a ser un irresponsable aquí estaremos, los de siempre, para salvar tu culo inquieto.

5 comentarios

  1. Me gusta… no he querido seguir mucho la historia la verdad… pero creo que es una buena versión de los hechos.. y digo versión porque aquí como en todo, cada uno tiene la suya…
    Simplemente me pregunto de donde ha salido el dinero… y si la próxima vez que pase, en el mar o en la tierra, se actuará igual. Tengo algunos casos en la cabeza.. de secuestros y presiones… y donde no hubo ruedas de prensa posteriores…

  2. Hay una realidad y es que la piratería hay que erradicarla como sea, me da igual que se salieran de los límites o no. Es un acto reprobable y reprochable que no se puede consentir. Me da igual que los piratas sean de Somalia, de Filipinas o de Barvate al igual que me da lo mismo que los secuestrados sean de Marruecos, de China o de Suecia, es un delito y como tal hay que juzgarlo, con mano dura además. Nada de negociaciones ni po (piiiiiiiiiiiii) a saco. Hemos quedado a la altura del betún, a partir de ahora cuando vean un barco con bandera española o algo que huela a ibérico gritarán en su lengua nativa: ¡¡¡¡dinerooooooo, a por elloooooos!!!! Vivimos en un país de cachondeo.

  3. Buenisimo….los “héroes” son los responsables del desastre

  4. Al hilo del comentario de Ana, yo también me he planteado una cosa… tantas organizaciones internacionales, tanta ONU, tanta OTAN, tanto Parlamento Europeo, que también acabamos pagando nosotros a precio de lujo porque son altos cargos, y no se puede hacer nada ?? No sé, vamos a Irak, vamos en busca de Bin Laden, salvamos nuestro petróleo como sea… y cuando de verdad tiene que haber una Organización Internacional no sirve para nada..

  5. Con las matizaciones que bien apunta Ana, creo que eso es más o menos lo que ha pasado con el Alakrana. Yo aporto mi granito de arena como periodista: ¿dónde está la pluralidad y objetividad que se nos presume cuando el ‘detalle’ de que el atunero se saliese de la zona segura sólo se mencionó en los primeros días del secuestro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: