Como decorar tu casa: El Color II

Todos sabemos lo que un color simboliza pero ¿que nos reportan psicologicamente y vitalmente?

Rojo: guerra, sangre. El padre de la vitalidad y el amor, incrementa la creatividad. No se usa con personas poco activas porque puede ser estresante. Aumenta la presión arterial y el ritmo respiratorio, intensifica el sentido del olfato y el gusto.

Rosa: es romántico y puede llegar a ser un poco cargante. Se emplea para neutralizar estados de hiperactividad y violencia.

Naranja: ideal para animar en momentos depresivos, causa excitación si permanecemos mucho tiempo expuestos a este color. Estimula el apetito. Crea un efecto protector y favorece el sentido del humor. Es muy parecido al rojo, pero sus efectos son más reducidos.

Amarillo: favorece la imaginación y la sabiduría, ilumina las estancias, es alegre. Si se usa un tono demasiado brillante puede ser negativo si eres inquieto. Usado con moderación ayuda en depresiones y problemas digestivos.

Verde: es natural y armonioso. Tiene efectos calmantes y relajantes. Potencia la pereza, y la envidia. Es efectivo en personas con problemas cardíacos, el verde es el color opuesto al rojo (color de la sangre) en el “círculo cromático” . Simboliza el equilibrio y es usado por personas que no son egocéntricas y prefieren pasar desapercibidas.

Azul: Se asocia a la calma, compensa estados de nerviosismo. Es aplicado en las celdas junto con el color verde para presos agresivos. Estimula el intelecto, refresca el ambiente y posee un efecto desinfectante. Las personas que usan el azul son integras y nobles, sin embargo como aspecto negativo diremos que se encierran en sí mismas.

El “esquema armónico” se basa en combinar colores próximos en el círculo cromático. Al unir estos colores la sensación es de paz y de integración del ambiente. Si nos decantamos por colores opuestos en el círculo cromático, la atmósfera que vamos a obtener es mucho más activa y arriesgada(el amarillo es opuesto al azul y el rojo es opuesto al verde).

Cículo cromático

El empleo de una misma gama (fríos o cálidos) en una estancia da buen resultado. Pero también se puedes introducir algún color de la gama contraria para resaltar un elemento arquitectónico o decorativo determinado. (una columna, escayola o incluso un mueble).

Los colores también crean una sensación visual. El blanco refleja la luz y es ideal para aplicarlo en habitaciones pequeñas y ampliar la visión espacial. Los tonos cálidos reducen la sensación de amplitud y los fríos la aumentan. No obstante no proyectan la luz como el blanco porque la absorven. Una curiosidad, el blanco y sus variantes, marfil, crema, blanco roto, etc, son los colores más vendidos.

 Y con esto, colorín colorado este post se ha acabado.

4 comentarios

  1. Simplemente ¡PEAZOOO DE POST!

  2. No está pero que nada mal. Yo soy azul.

  3. Me encantao el post… pero me confunde mas jajajajjajaja, es coña, creo que si pinto ne nadaranja estare nervioso, dormire poco y engordare joderrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr.

    • Oyee a mi lo que me preocupa es eso de que te den ganas de comer…xDDDD y tmb que estes estresao, si ya lo estas y tu casa es blanca entera jajajaj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: