Relato colaborativo de Sietenanitos.

Señoras y señores… ¡Con todos ustedes! ¡Por aclamación popular! Les presentamos… ¡El Relato Colaborativo de Sietenanitos!

La dinámica del asunto viene reflejada estupendamente aquí, pero vamos a resumirlo un poquito. Se trata de hacer una historia escrita entre todos los lectores y colaboradores de nuestro blog. Empezaré escribiendo al final de éste artículo la primera parte y quien quiera puede continuarla, a través de los comentarios. Espero que participeis cuantos más mejor. Está abierto a todos y a todos los géneros posibles. Total libertad. Incluso si no os atrevéis a continuar podéis sugerir qué relato debe continuar la historia. Todo vale (casi todo).

Lo haremos, como en la idea original de Vareli, en cinco partes: Introducción (al final de éste artículo) – Nudo1 – Nudo2 – Nudo3 – Desenlace. Yo haré de árbitro y (salvo hecatombe) no participaré como autor. Intentaré dar cabida a todos los que escriban y espero que me ayudeis a elegir por la cantidad de escritos de continuación y comentarios al respecto. Una diferencia con el original será que no daremos un tiempo definido para escribir. Elegiré el relato continuador cuando haya varios para elegir y haya pasado un tiempo prudencial. También me podéis pedir prórrogas si tenéis vuestra aportación a medio hacer.

Espero que los amigos de Fuga de dientes, Turkana (que se quedó con las ganas en la versión original), Dioni y angela (tán participativos y geniales en la “anterior edición”), Cristina, MMR, el Señor Pinela, Doctor Nahum, VeronicaWinehouse, Dina Torres y el resto de nuestros amigos, lectores, co-autores y seguidores incluído tachenkito y, ¿porqué no? Mercadeo Pop , Katy y Jesus (of suburbia) se animen a participar.

Vamos con la introducción que, en éste caso, no es un relato inédito:

Todos lo saben. Hay dos formas de escapar de éste lugar. Una es simplemente fugarse y pasar el resto de la vida corriendo. Otra es delatar a alguien, pero ésta última opción es firmar tu propia sentencia de muerte, cavar tu tumba, luego echarte tu propia tierra encima y con suerte marcar el lugar con un túmulo o una bonita lápida gris perlada.

Es un círculo vicioso. Los de fuera entran al ser delatados. Los delatados te acaban matando, dentro o fuera de aquí. Los muertos no suelen tener nadie que les tomen venganza, por traidores. La población presidiaria, paradójicamente, se mantiene estable a fuerza de esta sangre.

Lo peor de todo es que la reiteración de aburrimientos y parálisis del tiempo que existe aquí dentro te empuja, tarde o temprano dentro del círculo.

Hay algunas fórmulas para romper el círculo. Una de ellas es delatar, salir de aquí y matar desde fuera al delatado, pero no suele funcionar. A veces le  matan a uno primero, incluso al salir de la sala de confesiones y lo peor, sin ponerte en paz con El Altísimo.

Ahora vienen a por mí. ¿Por que? Es una buena pregunta. Quizá por que no me fugué. No tengo ganas de correr.

Aún así he tenido días peores.

Más aburridos.

Lo dicho: Queda inaugurado éste botellón Relato Colaborativo… ¡A participar!

17 comentarios

  1. Bravo!!!! pero una cosa, si no ponemos límite de tiempo esto puede terminar, con un poquillo de suerte, en Semana Santa, pero la del 2012. Supongo, esto es una pregunta un poco tonta, que iremos por partes y que hasta que no haya ganador de nudo 1 no se pasará a nudo 2 ¿no?

  2. uffff…tentador, muy tentador, pero complicado.

  3. ” A la mañana siguiente parecí despertar. Quizá no era la mañana siguiente. Yo estaba en mitad de la nada. Era un inmenso erial de tierra rojiza, tal vez anaranjada, el cielo verde. Una nube bajaba a gran velocidad directa a mi cabeza. Traté de moverme pero no podía. Estaba paralizado. Conforme la nube se acercaba perdía velocidad, aun así reventó en mi cabeza atravesándome. En vez de agua descargó arena pero me sentía mojado.

    Giré la cabeza, descubriendo por sorpresa que podía moverme, y divisé, al fondo, mi cama. Había alguien en ella, me acerqué unos metros, los justos para darme cuenta de que el que ahí dormía era yo. Pero yo estaba de pie, mojado de arena y consciente. ¿Quién era ese? ¿Quién era yo? Una ráfaga de viento sopló del otro lado tratando de llamar mi atención. Se abrió ante mi una enorme pared encalada, de un blanco puro sólo roto por una frase escrita en letras negras: “ Ve hacia tu perdición que yo me mantendré al margen”.

    De repente el sol y definitivamente fui atrapado entre millones de colores y a ratos fui verde, a ratos naranja, pero mis manos siempre eran amarillas. Unas trompetas celestiales anunciaban la llegada de una voz; cesó el viento. “Atraviesa el muro” La voz me resultaba enormemente familiar. Yo sabía de quien era. Ahora no puedo recordarla. Costaba respirar y un unicornio azul que pasaba por allí me ofreció un boca a boca que acepté. El sol hizo el resto y mis piernas empezaron a romperse. El mármol, del que hasta el momento estaba hecho, dejó paso a piel, huesos y articulaciones en tensión. Policleto murió. Sangraban los tobillos. Me sentía dios. Una inusitada fuerza se apoderó de mi. Hoy muero por correr. Voy a reventar el muro, te lo juro. Se lo juré a alguien. El círculo parecía abrirse.

    Uno, dos, tres, cuatro…. nueve y diez paso hacia atrás. El cielo se apagó, el unicornio huyó despojándose de todo color. El azul quedose en forma de charco. La cama, conmigo, o con ese, ya no estaba. Miré fijamente al muro y él me miró a mi. Fijamente. Tratábamos de intimidarnos, de reconocernos el más mínimo esbozo de debilidad, jugábamos a ser los más valientes y sólo pudimos transmitirnos miedo. Empecé mi estampida, la tierra quemaba, trague polvo rojo, lloraban los ojos hasta fundirse el iris. Escupía negro. Velocidad endiablada. Creo que el corazón dejó de latir. Anduve sin el varios metros, tal vez varios días. Inercia. El muro reía… el círculo volvía a cerrarse.

    06:55 horas. ¡En pie todo el mundo! La voz ronca del carcelero y el estruendo de su porra al golpear los barrotes me devolvía a la realidad. Abrí los ojos: en el techo el mismo mensaje: “Ve hacia tú perdición que yo me mantendré al margen”. Ahora no soñaba, ¿o si?”

  4. Decido ponerme manos a la obra para saber por qué soy el próximo objetivo y, lo que es más importante, quién tiene el encargo.
    Mathie lleva aquí, en Sanmartina, más de 15 años. Es conocido como El Confidente. Hasta ahora me ha respetado, supongo que porque no le pregunto por sus negocios en prisión. De todas formas, prácticamente todos aquí me respetan, al fin y al cabo soy Carlos Balanegra, Charly The Key.
    Encuentro a Mathie en el patio. Concretamente, en su rincón. Su oficina. El punto de encuentro de todo el que necesita información sobre lo que ocurre fuera y, sobre todo, dentro de Sanmartina.
    – Mathie.
    – Llave, ¿qué te trae por mi bufete?
    – Lo sabes perfectamente. Cuéntame qué pasa.
    – ¿Qué pasa de qué? Te noto nervioso…
    – Mat, no juegues conmigo. Sabes a qué me refiero. Dime qué ocurre. Por qué quieren mi cabeza.
    – ¿Tengo que explicártelo yo? Sabes lo que le pasa a los bocazas…
    – No tenía elección, es parte del código. Cualquiera hubiese hecho lo mismo. Tú lo sabes…
    – Siempre hay otra elección, Carlos. Tú has tomado la tuya, carga con las consecuencias.
    – Dime al menos quién tiene el encargo.
    – 10.000. O tu pliego semanal.
    Mathie sabe que en Sanmartina puedes conseguir armas, droga o incluso un teléfono, pero es casi imposible introducir dinero. De hecho, El Confidente no quiere dinero, quiere mi pliego semanal. Decido dárselo a cambio de un nombre.
    – Has hecho un buen trato, Llave. Aunque no creo que te sirva de mucho. El encargado es Raf. Lo siento, de verdad, no eres mal chico.

  5. ¡Bravo! Buena continación. Ánimos al resto.

  6. Aún así esta batida se agradece, si de algo te tienes que preocupar a las sombra de los barrotes es de preservar la vida propia, aunque sea necesario robar la ajena y mantener relaciones de intereses con otros presos. Quizás, por esa razón, los días no se hacen tan pesados, aunque se viva en una constante agonía.

    Para mantener la cabeza fría, ser rápido y oportuno, saber con quien hablar cómo, cuándo y con que intención, es necesario manejar informaciones de plúmbea importancia. Cuando cometes un error y alguien se percata, es motivo de preocupación. Saber demasiado y que otros lo sepan es firmar tu propia sentencia de muerte. La posibilidad de delatar es suficiente para que vayan a por ti, por eso creo que soy la diana sobre la que apunta la flecha, no habría otro motivo.

    No es fácil liquidar a alguien en un sitio tan vigilado, es necesario un fallo intencionado de los vigilantes para que ocurra. Los intereses no siempre vienen de los penados por la ley, sino que también de los que la aplican. Es preciso entonces tener una doble habilidad para manejarse en un sitio en el que las ratas no se encuentran por las celdas, si no que ocupan cargos importantes, bebiendo whisky de edición especial de Chivas y fumando puros importados de la habana. Si sabes mucho, ponen todo de su parte para que la navaja del barbero, se pierda y llegue a las manos del preso indicado. Haciendo coincidir los horarios del patio…. ya tenemos arma y escena.

    Menos mal que la vida aprieta pero no ahoga y siempre hay alguien legal por principio, aunque condicionado por la corrupción, hablo del Dr. Figueroa, psicólogo de la prisión.

  7. Gracias a todos por participar. Me va a costar la misma vida decidirme…

  8. ¡Venga! Aún dejaré unos días más… El que no quiera participar activamente puede dejar su comentario “votando” por el relato que le parezca mejor. Yo no voy a adelantar mucho pues estoy dándole muchas vueltas. ¡Animaos y ayudadme a decidir!

    Muchas gracias otra vez a todos… Sois grandes.

    PD: También tenemos nuestro email (blogsietenanitos@gmail.com), para aquellos que sean demasiado vergonzosos o no se quieran pronunciar en público, jejeje.

  9. Bueno… lo he intentado.

    “Conseguía mantenerme con vida gracias a las afelaciones diarias que le practicaba a uno de los funcionarios, de madrugada siempre recibia la visita del señor Gonzalez durante su ronda nocturna por los pasillos, esta no duraba mas de 10 minutos que era el tiempo que solía tardar en correrse, con esto obtenía protección, tabaco y whisky que son tres elements muy importantes para hacer mas llevadero el día a día.
    Se que mi formula para sobrevivir no era muy digna y mucho menos agradable pero era la única manera de mantenerme con vida. Había días que mientras se la chupaba pensaba en arrancarsela de un bocado e intentar la huida, pero seguro que los gritos del cerdo de Gonzalez alarmarían al resto de funcionarios”.

  10. ¿una afelación qué es? ¿eso es como cuando tu vas a UGT y dices que te quieres afeliar? y te afelan allí mismo. Luego te dan un carnet de afelado.

    Pd: era necesaria una continuación romántica.

    Pd2: Marga, vas a ganar el primer round.

  11. Afelar no existe, pero afielar si… Mañana, D.M. decidiré el “ganador” del Nudo1. Por ahora Marga tiene un voto…

    Gracias Tecniman por tu aportación. Será tenida en cuenta.

  12. jajajajaja joder con los de la real academia. ¿entendeis bastante del tema verdad? jajajajajajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: