• ¡Coméntanos algo!

  • Lo más leído.

  • Alfiler de fieltro

    Comprar

    Comprar

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog.

    Únete a otros 21 seguidores

  • RSS Vareli:

  • RSS Fuga de dientes:

  • RSS Turkana:

  • RSS MMR:

  • Ya han pasado por aquí

    • 97.752 Enanitos, ¿has visto alguno?
  • Anuncios

Voy a elegir una cámara reflex (III) – LUMINOSIDAD

Bienvenidos a la tercera entrega de nuestro mini serial “Voy a elegir una cámara reflex”. Seguiremos un poco más indicando algunas características a tener en cuenta a la hora de gastarse unos `cuartos´ en una cámara, antes de pasar a un estudio un poco más detallado sobre las cámaras y elegir una (o varias) candidatas.

¿Para qué vamos a querer la cámara?

Es una pregunta que parece obvia pero a la que no se le da la suficiente importancia. Si vamos a utilizar una cámara para hacer fotos en condiciones climatológicas adversas (mucho frío o mucho calor) o en ambientes de gran polvo, tierra, agua, etc. hemos de indicarlo al señor comprador. Hemos de tenerlo en cuenta pues hay cámaras que vienen con un sellado especial para que no entre agua, por ejemplo. Pentax parece la marca más comprometida con el sellado de sus productos. Quizá valga la pena echarle unos euros más (o menos) a una cámara con algún tipo de sellado.

Más aquí.

Ergonomía y tamaño-peso.

Unido a lo anterior va otra recomendación que no deja de repetirse en todos los foros y webs del mundillo: La Ergonomía. Si vamos a utilizar la cámara en viajes exprés (tipo cruceros con excursiones) quizá no queramos una cámara muy pesada (pueden ser varios kilos al pescuezo) y tengamos que decantarnos no sin cierta lástima por una compacta. Si tenemos los dedos como morcillas de Cuenca porque jugamos al frontón con balones medicinales y con la mano abierta, quizá no queramos una cámara con unos botoncitos microscópicos. Todo se puede resumir en: Antes de comprar, coge la cámara, cuélgatela al cuello, mira cómo encaja en tus manitas, haz como que tiras foticas, siente la textura que tiene, los controles, donde están, qué tal te ves con ella, etc. No depende únicamente de la cámara. También de las manos del fotógrafo. He dicho.

Más aquí.

Luminosidad.

Veremos a ver si me explico pues esto se las trae. La fotografía en sí es Luz. En una cámara tenemos varios elementos que podemos “tocar” para regular la luz que se recoge. Más o menos y en grandes rasgos, a esto se llama Exposición (cantidad de luz que recae en la película o sensor). Tres son los elementos que inciden en la exposición: La apertura del diafragma, la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO. El primero se encuentra normalmente en el objetivo (por si no lo he explicado ya son los “tubos” esos que sobresalen de las cámaras, que van como a rosca, parece), no en el cuerpo de la cámara. Los otros dos SI están en el cuerpo de la cámara y esos son los que vamos a mirar.

La velocidad de obturación es el tiempo que vamos a tener “abierto” el “hueco” por el que entra la luz en el sensor. Puede ir desde infinito o lo que queramos hasta muy poquito, normalmente 1/8000 segundos. Aquí tenemos ya datos interesantes. Cuanto más libertad te de una cámara para definir este parámetro, casi mejor. Desde ya os digo que casi todas las cámaras permiten una velocidad manual, infinita, ajustable a voluntad o mientras se esté pulsando el botoncito y como poco 1/4000 segundos. Las diferencias suelen ser pocas y puede hasta resultar irrisorio que le preguntes al de El Corte Inglés por la velocidad de obturación. De todos modos, queda dicho. Aún con todo, una velocidad entre 30´´ y 1/4000 es más que suficiente para empezar. No vayamos a obcecarnos.

Más aquí.

Otro follón como la copa de un pino son los números ISO, la sensibilidad. Menos mal que aquí lo explican impresionantemente bien. Resumiendo muy mucho, como todo, diremos que a mayor ISO que le pongamos a una foto, más prisa se va a dar la cámara en recoger la luz durante el tiempo de exposición que hayamos indicado con la velocidad de obturación. ¿Entendido? ¿Qué no? Bueno. Lo que realmente importa es que la cámara tenga una buena ración de números ISO, que normalmente van desde 100 hasta unos 12600 (aunque con 6300 vamos que nos matamos).

imagen de tipsdefotografia.com

Re-resumiendo: Procurad que vuestra cámara permita la mayor cantidad de ajustes manuales posibles, pero sobre todo que nos dé una buena libertad para la velocidad y la sensibilidad. Creo que son el quid de la fotografía.

Antes de que algún entendido en fotografía me regañe y con razón por toda esta sarta de incorrecciones y resúmenes descabellados, dejaremos este artículo aquí. Pido perdón. Por tanto paréntesis y tanta comilla también. Mil perdones. Esto no es serio.

Anterior artículo.

Anuncios

Voy a elegir una cámara Reflex (II) – PIXELES Y SENSORES

Acabamos el anterior artículo indicando que a la hora de tirarse al mundo de las cámaras reflex quizá la mejor opción sería acudir a alguna tienda medio decente y hacer y que nos hagan las preguntas adecuadas, pero ¿Cuales son estas preguntas?

Es hora ya de meterse un poco en barro. Vamos a ver las características más importantes, siempre desde mi punto de vista, que debe reunir una cámara reflex así de andar por casa. De antemano les digo dos cosas. La primera es que yo, como podrán observar, no tengo ni pajolera idea. La segunda es que casi todos los datos los he sacado de internet. Más en concreto de Xatakafoto y Dzoom.org sobre todo. Pronto empezaré a comprar revistas en los quioscos sobre el tema, mientras echo espuma por la boca.

Hoy vamos a enfrentarnos a dos características de las cámaras digitales reflex: Los píxeles (megaplis) y los sensores.

DI “NO” AL PIXEL “PORQUESÍ”.

Un pixel es la unidad menor de color que forma parte de una imagen. Más en castellano, un pixel es el punto más pequeño de una imagen. Más sencillo todavía. Un pixel es un punto.

Un Megapixel es (exactamente) un millón de píxeles. El número de megapixels de una cámara es el número de puntos que una cámara es capaz de captar de una escena dada. A mayor cantidad de pixeles, mejor es la cámara y más grande tienes la picha mayor es el tamaño de una fotografía, mayor será el tamaño al que puedas realizar impresiones sin perder calidad, ampliaciones y reducciones en papel, etc. Pero eso no tiene nada que ver con la calidad de los puntos tomados. Es aquí donde, considero, se encuentra el punto clave de una cámara. La calidad de los puntos tomados depende del Sensor. Cuando las marcas nos ofrecen más megapíxeles en un mismo tamaño de sensor nos están ofreciendo un menor tamaño de estos píxeles, por lo que sufriremos antes efectos no queridos en nuestras fotos, como la difracción, ruido, y la calidad final de la imagen a partir de ciertos límites no mejora, incluso empeora.

Hay un bulo infundado, posiblemente distribuido por wikileaks, que asegura que a más píxeles, más cámara. INCIERTO.

DI “SI” A UN BUEN SENSOR

El sensor es, precisamente, la parte que se encarga de captar la luz (y “ponerla” en los pixeles), procedente de la escena a fotografiar. Ésta penetra en la cámara y es “interpretada” por el sensor en base a sus características lumínicas. Es algo así como el carrete o la película fotográfica de antaño. ¿Recordáis que había distintos tipos de carretes? Pues igual hay distintos tipos de sensores y aquí es donde viene lo realmente complicado.

En cuanto a sensores hay que tener en cuenta el tamaño y ciertas características de su tecnología. En cuanto al tamaño hay sensores Full frame o 3/2, los mayores y normalmente reservados a cámaras profesionales de gama alta (corresponderían a la película de 35mm que dieron origen a la fotografía),APS-H y APS-C en réflex de gama básica y avanzada, y por último el sistema 4/3. Los hay menores como el 1/1.63 o el 1/1.75, pero suelen ser utilizados en cámaras compactas (de moñas) o más antiguas (de moñas antiguos).

Aparte de esto, existen dos tipos de tecnología para los sensores. Se trata de los CCD (Charge Coupled Device, anteriores y técnicamente mejores en sus inicios) o los CMOS (Complementary Metal Oxide Semiconductor, actualmente muy mejorados, más rápidos y más utilizados) Además se pueden diferenciar por los que están retroiluminados (mejores) de los que no, según el número de conectores y un largo etcétera.

Para no agobiarnos una regla que suele ser eficaz cuando hablamos de sensores: MEJOR CUANTO MÁS GRANDES. Normalmente vienen dados en las especificaciones por milímetros (22,6 x 15,8 mm.), por Megapixeles reales o efectivos (Sensor resolution: 10.2 effective megapixels) o por abreviaturas (APS-H, APS-C).

Basta por el momento de tecnicismos y vamos a entretenernos un poco. He consultado un par de webs que otorgan premios a las cámaras fotográficas. Miren la tabla que he hecho y quédense picuetos:

PEDAZO TABLA

PEDAZO TABLA

 

Existes los premios TIPA (por TECHNICAL IMAGE PRESS ASSOCIATION y que significa TÉCNICOS DE IMAGEN QUE PRESIONAN A ASOCIACIONES. Iban a llamarlos premios TIPARRACA, por TECHNICAL IMAGE PRESS ASSOCIATION REFLEX RELIEF ACADEMY COUNCIL AWARDS, pero al final se quedó en sólo TIPA), bastante interesantes pues se conceden, entre otras, a las cámaras DSLR de nivel iniciación, avanzado y experto.

Existen también los premios EISA, que en su versión fotografía también premian las cámaras según sean normales, avanzadas o profesionales.

PEDAZO GRAFICO

PEDAZO GRAFICO

 

Como ven en éste pedazo gráfico que he hecho con el EXCEL TRES PUNTO CERO, los que vienen partiendo la pana en eso de los premios son las marcas Nikon, Canon y Olympus. Puede que nos sirva en el futuro y en próximas entregas si es que las hay, para valorar tal o cual cámara. En la tabla pueden ver como repiten premios la Nikon D3 y Canon EOS 5D Mark II

Nada más por el momento. En breve más características, sitios web y cámaras para rascarnos el bolsillaco.

Hasta más ver.

Voy a elegir una cámara Reflex (I)

En menudo embrollo me he metido. Les advierto desde ya que no voy a ser capaz de acabar decentemente esta serie de artículos sobre como elegir una cámara Reflex. Posiblemente me quede en este y no haga ni un artículo más sobre el tema. Tres son los motivos: Primero, cada día salen al mercado un chorrón de cámaras nuevas. Segundo, es un tema abrumador. La información que existe, el mercado, etc. es apabullante. Tercero y más importante, nunca acabo aquello que empiezo (Malvapica, por ejemplo).

En fin, vamos al tema. Existen varios tipos de cámaras:Ultracompactas (también llamadas ultrazoom), compactas, Tipo Reflex y Reflex. Dejaremos de un lado las Ultracompactas, compactas y Tipo Reflex y nos quedaremos exclusivamente con las Reflex. Reflex significa reflejo y se abrevia con SLR, Single Lens Reflex, y utilizan unos espejos (cinco, pentaprisma) para ver por el visor exactamente aquello que vamos a obtener en las fotografías. “Exactamente” es un decir. Tienen objetivos intercambiables y permiten ajustar manualmente todos los parámetros, normalmente. Para que nos entendamos, son cámaras más o menos profesionales. Las réflex digitales se abrevian DSLR. Vayan acostumbrándose a estos palabrejos y siglas. No los ansieis que os vais a hartar.

Para ir a lo práctico les diré lo que ya se y les ahorraré quizá tiempo.

No es mejor fotógrafo el que mejor cámara tiene. No es el fotógrafo más popular el que tiene la cámara más popular. Miren mejor ésto último. Flickr, una comunidad web de fotógrafos tiene su propio buscador de cámaras (http://www.flickr.com/cameras/), pues bien, la cámara más usada, la más popular… NO ES UNA CÁMARA, es el AppleiPhone 3G. Creo que es un móvil. O un ordenador portatil, o una sandwichera. No es una cámara.

Hay que tener en cuenta que la fotografía es el momento, y el lugar, considero. En el momento en que te compras, pongamos, la mejor cámara del mercado, todas las fotografías que se han tomado durante toda la historia de la humanidad, aquellas fotografías que han ganado premios, que forman parte de los libros de texto, etc. han sido tomadas con cámaras altamente superadas.

Pongamos como ejemplo a Robert Doisneau, fotógrafo francés, que tomaba sus fotografías entre 1929 y 1993. Cualquier, repito, cualquier cámara actual supera a las suyas. No es la cámara, son 64 años fotografiando la calle. Vean un ejemplo:

 

Vean. El único que mira a cámara es el perro. Si no mirara a cámara no sería lo mismo. No digo que doisneau no tuviera buenas cámaras (posiblemente de las mejores de le época), digo que no es la cámara. Piensen si necesitan una cámara mejor, únicamente. No se me vayan a comprar una reflex TOCHON 500D FULL para luego ponerla en modo automático. No se si me explico.

Otra cosita que ya se en mi primera tarde buscando cámaras reflex. Preparen no menos de 1.000 Euros. Es lo que tiene. Por un lado está la cámara (el cuerpo de la cámara), por otro lado los objetivos (sin ellos, creo, no se pueden “echar” fotos). Normalmente viene con un objetivo de los normales, que no me pregunten cuales son, eso daría para otra serie de artículos: “Los objetivos y toas sus mulas”. Si les empieza a gustar la fotografía, pronto querrán un mínimo de tres objetivos. Un trípode también necesitarán como el comer. Una bolsa para llevar todo. Una tarjeta de memoria de tropecientos cincuenta mil petabytes, algún que otro filtro. Mejor preparen 2.000 Euros. ¿No les gustaba la fotografía? Pues eso.

Por ahora poco más. Quizá todo se reduzca a acudir con un presupuesto alcorteinglés, a Foto Vega en Calle Granada, Málaga o al bazar del cineista, también en Málaga, o a Martín Iglesias, en calle Hernando del Pulgar, Sevilla, por decir algo, y hablar con el responsable y hacer y que te hagan las preguntas adecuadas…

Les dejo con una web impresionante sobre el asunto así de la fotografía y tal… visítenla y agobiensé en segundos:

http://www.dzoom.org.es/

A %d blogueros les gusta esto: